LOGARO | Mi «logarueca»!
22196
post-template-default,single,single-post,postid-22196,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
 

Mi «logarueca»!

Mi «logarueca»!

Por fin esta conmigo!
Pero lo bueno, se hace esperar 🙂

En la vida, en ocasiones hay señales que no sabemos identificar… Señales que se van acumulando durante mucho tiempo… que te dan pistas, pero no conectas unas con otras, hasta que de repente, hay un detonante que hace que todas encajen de golpe y veas que es lo que te estaban diciendo y hacia donde has de dirigirte.
Que tienen que ver todo esto con una rueca? Pues que todas esas señales me condujeron a conocer gente. Gente que va apareciendo en tu camino y que han hecho que esta rueca llegue hasta mi.

Con Bea
Conicí a a Bea, con sus alpacas y aunque hila tradicional, vi una posibilidad diferente de hilar reutizando muchos recursos y materiales de mi taller.
Encontré a Mar, quien me enseñó hilado artístico teniendo en cuenta mis inquietudes y hacia donde quería dirigirlas.
Exposicion de Luis

 

Con Mar

Pero la señal definitiva fue cuando en uno de mis viajes me tope con una exposición de Luis, un ebanista que hace ruecas, mas bien diría que hace joyas en madera. Apareció de la noche a la mañana y fue como el detonante definitivo. Con lo cual no tuve mas remedio que conocerlo. Enseguida capto mi idea, necesidades y comprendió al momento lo que quería para crear esta poderosa rueca.

 Por supuesto también conté con los mejores amigos. Montse que me acogió en su casa mientras aprendía con Mar y Alberto que diseño los gráficos para que esta joya creada por Luis luzca mas especial si cabe.

Con Montse
Con Alberto
Diseño de Alberto

 

 Muchas emociones acumula esta rueca… Muchas conversaciones interminables hasta su llegada a casa, todos los implicados lo saben bien… una historia llena de alegria y emociones por descubrir cosas nuevas para mi.
Solo contaros la ultima anécdota. La rueca estaba lista y yo no estaba en casa por motivos de trabajo. Bea tenia que conocer a Luis y así, aprovechado el viaje me la traía a casa. Entra un whatsapp en mi movil: «Breiko, breiko, el pájaro está en el nido». Acompañado de una foto con la rueca en el maletero de su coche 😀 Después de risas y mas mensajes describiendo como era, que sensaciones le causaba,  ella era mis ojos! yo no estaba allí. Bea fue describiendomela y dándome detalles. Al cabo de 3 hora, entra otro whatsapp: «Breiko, breiko, el pollo está en su hogar y te espera». ( Aún sonrio) Fue una frase muy emotiva para mi… » esta en su hogar y te espera…» Concluyendo el viaje de la rueca hasta mi casa, como colofón de esta cadena de señales.
Es preciosa ¿no creeis? 🙂
Los encontré, los conecte y el resultado de esta aventura es esta fantástica rueca que me recordara siempre lo vivido. Esta rueca tiene vida. La vida que le da mis vivencias, señales que te llevan a encontrar gente fantástica, que interactuen unos con otros hasta crear esta maravilla con una finalidad, que mis manos y pies la muevan para crear. Ahora nos toca conocernos, esperemos que seamos buenas amigas, creemos y vivamos muchas cosas juntas 🙂
Ah! necesitamos patrocinador!. ¿Alguien en la sala?! 😀
Tags:

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar